Hace un año hice un review de Grandiôse, la máscara de pestañas de efecto abanico de Lancôme.

Desde ese minuto se convirtió en una de mis preferidas. Hace un tiempo, lanzaron 3 tonos más (café, morado y azul) y me invitaron a probarlos. Además, probé el Artliner y el Khôl Hypnôse. Acá les cuento mi opinión.

Grandiôse: Es un producto revolucionario porque cuenta con un pincel cuello de cisne, patentado por la compañía, el cual logra acceso a todas las pestañas. De esta manera, otorga excepcional longitud, elevación, y volumen en cada una de ellas. La forma curva del pincel, mezcla la máscara con cada giro, permitiendo que la fórmula se mantenga fresca durante más tiempo.

Probé el tono café, que al abrir el producto se ve como un café cobrizo. Respecto a la calidad, efectividad y duración del producto no tengo nada que decir, es 100% igual de buena que la original. La apliqué de 2 maneras: con las pestañas previamente encrespadas y naturales, y la verdad, es que  por el resultado esta máscara sigue siendo mi favorita porque entrega un efecto de pestañas postizas, pero naturales. Lo que no me gustó es que el tono, al aplicarlo en mis pestañas, se ve completamente diferente al que se observa cuando la abres. La diferencia más concreta que percibí en el tono es que con el color café las pestañas se ven de efecto postizo, pero menos intenso que con el negro. Ahora bien, creo que esto tiene que ver con el tono de mis pestañas, ya que probablemente, si fueran más claras se percibiría más.

Artliner: Es un delineador pincel mousse con trazo denso. Cuenta con una punta de esponja y la riqueza de sus pigmentos permiten un maquillaje intenso y modulable con una duración perfecta.

Soy honesta, siempre he amado los delineados, pero mi motricidad fina no es la mejor. Entonces, cuando vi el producto dije “Mmm, será complicado usar esto”. No exagero cuando digo que me llevé una gran sorpresa. Abrí el producto, el cual sólo está disponible en negro y comencé el trazo en el borde de mis pestañas y fue HERMOSO porque por primera vez en mi vida me quedó bien, no sé si perfecto, pero si bien porque era del grosor justo y en ningún minuto me tembló la mano, entonces, no quedó disparejo. Pensé que había sido sólo suerte y probé en varias ocasiones y me resultó igual. No tengo nada que reclamarle a este producto, de hecho, se volvió imprescindible en mi cosmetiquero porque como expliqué antes me ayuda a un trazado perfecto. Lo recomiendo a todas aquellas que la motricidad fina no las acompaña, enserio, es como si hiciera la línea sólo y uno sólo debe guiarlo.

Khôl Hypnôse: Es un lápiz de ojos retráctil de larga duración y resistente al agua. Tiene una textura cremosa, lo cual permite que pueda trabajarse un difuminado si así lo quieres.

En este producto probé los tonos café y morado. El primero es el café clásico, pero perlado. En cambio, el morado, el cual es con destellos también, por momentos se ve como rosa. Obvio, este último tono me gustó mucho más porque me resultó original. La textura cremosa ayuda mucho a que el delineado sea fácil, por lo que no me costó para nada usarlos. Sin embargo, si hay algo que podría disgustarme del producto es que al ser retráctil y con una textura cremosa hay que ser muy cuidadosa al aplicarlo porque me la sensación que son muy “débiles”, como que en cualquier momento se fueran a quebrar. Sin embargo, creo que es cosa de costumbre. Respecto a la calidad y lo que prometen, nada que decir, cumple todo. Incluso, los tonos se ven igual al ser aplicados.

Les comparto fotos de las “pruebas” :).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *